Inicio

Toda persona tiene sueños, ideales y objetivos. En cada uno son distintos, pero todos tenemos metas que queremos lograr.

A veces estos sueños y proyectos parecen lejanos, imposibles… a veces perdemos la ilusión de creer en que estos sueños se pueden conseguir, que se pueden hacer realidad. Pero siempre aparecen personas que nos dicen que se puede, que es posible, que hay una forma de lograrlo.

En nuestro Instituto, diariamente vemos llegar personas sonrientes, con la intención de hacer realidad este sueño. Algunos que creían que nunca podían llegar a entender el manejo de las computadoras, la reparación de equipos electrónicos, instalaciones eléctricas, redes informáticas, encontraron a alguien que les dio el empujón necesario para decidirse a empezar y encontrar un futuro prometedor allí donde todo parecía improbable.

 En el instituto los profesores tratamos de lograr que cada uno de estos sueños profesionales se vuelva realidad, que a través de las clases cada día se avance un poco más hacia esos objetivos soñados, que parecían lejanos pero que son posibles. Pero no podemos dejar de aplaudir el impulso de los estudiantes que llegan aquí, con la cabeza alta y los sueños intactos, con todas las energías puestas en aprender y crecer, en mejorar cada día. Y no podemos dejar de agradecer a todas estas personas que alimentaron el proyecto, que le dijeron a cada uno de nuestros estudiantes que sí era posible, que se podía, y que Instituto Edison podía ser la forma de llegar hasta allí.

A todos ellos, gracias… porque sin el apoyo de cada familiar y amigo de nuestros estudiantes, nuestro proyecto de enseñar se hace imposible.

Carlos  Moraldo, Director general del Instituto.